13 de mayo de 2006

El Enterao (I)

Leí el otro día en un foro amigo un post de un ejemplar de lo que yo llamo enterao. La crítica aficionada, que ha crecido en los mares de internet como el moho en una lata de paté. Es una crítica suiza como la navaja: vale para todo. La diarrea verbal que domina a este género vale tanto para disertar sobre un roto como para arrojar una apología del descosido, y lo único que todos tienen en común es el sopor que provocan. El caso es que entré al trapo, y la respuesta me supo a poco. Y como estoy bastante ocioso últimamente, pues aquí vuelvo... a hacer amigos.

Servidor compró la Fotogramas durante 11 años, sin faltar a un solo número. En sus páginas está el principio de esta ola de criticones masturbatorios, que se han formado –o eso creen– leyendo a Guarner, Monzón, Figueras y secuaces, y ahora vienen with a vengeance. Estos pensadores de cineforum han estado ahí siempre –qué daño hizo el 68, oyes– pero ahora alcanzan una difusión martirizante, y es por eso que pienso en letra alta sobre algunas de las señales que los delatan, para que si leéis esto podáis reconocerles y darles muerte.

El primer rasgo que suele delatar al enterao es una construcción sintáctica rimbombante y gratuita, pero que cuaja todas sus ganas de epatar al personal con su sapiencia y atinado juicio... y todo eso sin dejar de informar. En una referencia a una película o autor, nunca un enterao usará una construcción simple, del estilo de <<...”El Cabo del Terror”, de J. Lee Thompson...>>, por vulgar y demasiado sencillo; para más inri, no deja claro que uno es un crítico experto, y que habla porque sabe. Por eso, tienen que añadir algo, una valoración, o les saldrá por las orejas. Así, dirán algo como <<”El Cabo del Terror”, de un hoy casi desconocido J. Lee Thompson>> (ejemplo sacado del foro que os comentaba). Otras aplicaciones de esta fórmula son <<de la muy sobrevalorada Jane Campion>> o <<un habitualmente comprometido Spike Lee>>. En resumen:

[artículo, mejor indeterminado] + [adverbio o locución] + [n adjetivos] + [título o nombre]
.
Continúa en El Enterao (II) (os lo imaginabais).

2 comentarios:

Listo Entertainment dijo...

Usted no es que sea un enterao, es que es un meta-enterao!
Nos haría una ilusión tremenda que se pasase por http://lacinefilia.blogspot.com para oir sus opiniones...

(y confío por su salud mental, que lo de comprar la fotogramas fuese broma)

v a n i a dijo...

Tiene usted un ojo prodigioso. O eso o una bola de cristal.
Me apunto la invitación, ya nos veremos por ahí.
Y respecto a mi salud mental... ya ve usted. No obstante, todo se cura, y uno ha de pasar por el Infierno para ver la Luz.