15 de enero de 2007

Otra cosa que tengo que hacer en la vida

es irme de farra con Kiefer Sutherland.

Hace un año, querían hacer muñequitos de Jack Bauer, y le mandaron uno para que diese el visto bueno. Kiefer se fue de fiesta con un colega. A eso de las 3 de la mañana sintieron la necesidad de torturar al muñeco para sonsacarle información. La sesión de interrogatorio duró hasta que se cansaron y le prendieron fuego en un jardín del vecindario.

A la mañana siguiente, Kiefer recibió una llamada.
VOZ: Kiefer, tronco. ¿Qué te pareció el muñeco?

KIEFER: (con resaca) Cojonudo. Haced la primera tirada.

VOZ: Guay. Devuélvenos el prototipo, que es el único que tenemos.
A Kiefer siempre le ha gustado la música. Con otro de sus colegas ha montado una discográfica, y han fichado a una banda. Primera decisión: irse de gira europea con Kiefer como manager. Unas semanas después su propio grupo lo despidió. Por fortuna, hay prueba documental.


Eso lo explica todo.

5 comentarios:

Javier dijo...

jajaja este tio es la caña!!!
lo hace de puta madre...y en 24 se salia.

Hanasu dijo...

Creo que el mayor peligro que tiene es la cara de no haber roto un plato en su vida que tiene. Me imagino a los recepcionistas del hotel con la mandíbula por el suelo, mirando cómo un hombretón hecho y derecho se avalanzaba a cámara lenta sobre uno de los árboles. Tuvo que ser digno de verse.
¡Ains...!

joanarcaic dijo...

hombre, como actor sigo preferiendo a su padre. como posible "protagonista" de una vida en plan Breat Esaton Ellis, quizás sí de el perfil (aunque en ese sentido Charlie Sheen o Corey Feldman se llevan la palma)......

Maetterlinck attacks dijo...

Pues yo me iría de farra con José Luís López Vazquez, que a mi también me gustan las suecas.

grampus dijo...

Jajajajajaja!! GENIAL.