30 de mayo de 2007

Mala prensa

Esta mañana me ha dado por encender la radio, Cadena SER. Lo primero que escucho es a Francino presentando la sección de hoy de Bernat Dedéu, un periodista que vive en Nueva York y contribuye al programa con su perspectiva privilegiada. Desde lo alto de un rascacielos, digo yo. Después de Jon Stewart y Stephen Colbert (!), hoy hablamos, dice Francino, de otro cómico: Bill Maher. Lo pronuncia “májer”, que es empezar mal. Se conoce que la SER no tiene becarios suficientes para averiguar cómo se dice un nombre extranjero, empezando por el propio autor de la información, que pronuncia el nombre correctamente dos o tres veces dentro de la pieza que se escucha a continuación, lo que hace que un fallo así –minúsculo, insignificante, digan lo que quieran– no tenga perdón. Lo siguiente es una pequeña biografía de Maher en la que varios datos bailan o sencillamente son erróneos; los reproduciría, pero sólo me acuerdo del referente a su edad: “cuarenta y tantos”. Eso es rigor informativo. Tiene 51. De nuevo, entrar en su ficha en la Wikipedia es demasiado trabajo para el periodista, y los becarios se dedican a cosas más importantes, como cambiar el filtro de la cafetera.

A continuación, meten dos audios de Real Time with Bill Maher. Del programa de hace dos semanas, no vayan a pensar que han investigado para encontrar las palabras más representativas. Pero aquí viene lo grande. En el segundo corte, Maher habla sobre la visita de Tony Blair a George Bush con motivo de la retirada política del primero. El chiste: “Dick Cheney had to be restrained, because usually when he sees two lame ducks, you know (a Dick Cheney tuvieron que encerrarlo, porque cuando ve dos 'patos mareados', ya se sabe)”. Hay que explicar que lame duck es como llaman por allí a un responsable político que no puede o no quiere presentarse a la reelección; aunque no haga falta explicarlo, el chiste que hace Maher, usando la expresión al pie de la letra, pone a Bush y Blair en la misma tesitura que al abogado al que Dick Cheney pegó un tiro en la cara durante una cacería, hace algún tiempo. No hay mucho más que decir sobre un periodista que comete la torpeza de escoger un bit intraducible para su programa de radio. Aun así no parece un problema muy grande si uno tiene un poco de salero: “cadáver político”, “político cadáver”... en fin, ya me entienden. Pues adivinen cómo lo ha traducido.

¿Lo quieren saber?

¿“Two lame ducks”?

¿En la SER, que es la mejor radio de España, al menos hasta que alguien me demuestre lo contrario?

¿Se lo digo?

¿...?

Ahí va.

“Dos perros lamiéndose el culo”.

Sic.

Quiero pensar que ha sido poca creatividad en la traducción, y no que un habitante de la Gran Manzana haya creído escuchar “lame dogs” y crea que eso significa “perros lamiendo”. Debe de ser que me queda algo de buena voluntad en el cuerpo. Yo he tardado 8 segundos en encontrar con Google una trascripción del chiste (aquí, en el 18-19 de Mayo... ya se lo decía yo: ¡el penúltimo programa!) y dudo mucho que yo sea más listo que el Sr. Dedéu o que él no tenga una conexión a Internet a mano. Más creo que es un problema de falta de seriedad, de escrupulosidad en el trabajo. No hace falta ser un perfeccionista, aunque serlo nunca perjudicó a los resultados, sino todo lo contrario; basta con ser metódico, concienzudo. Lo que de toda la vida se ha llamado ser un profesional.

Resulta que la comedia americana es de las dos o tres cosas de las que sé algo (sobre Maher escribí esto). En el resto de las cosas soy un completo ignorante. Si lo primero que escucho en una radio sobre cómicos americanos, esos que no llegan a saltar el Atlántico, es una sarta de chapuzas periodísticas que me da vergüenza ajena, ¿debo suponer que cuando hablan de índices bursátiles, agricultura ecológica, bádminton, en fin, lo que sea, la están cagando de forma semejante? Extrapolando, parece lo más probable. Que en cada párrafo que dicen en el Telediario me estén colando una falsedad rotunda, dos o tres inexactitudes, una mala elección informativa general, que un tercio de los nombres estén mal pronunciados, y la traducción sea más que nefasta. Esa posibilidad me acojona. Pongan un informativo televisivo, el que sea, y cuenten los segundos hasta ver un rótulo en pantalla con una errata o una falta de ortografía. Les aseguro que no tendrán que esperar mucho rato.

Y digo yo. La política nos la cuentan los periodistas. Las elecciones, la crispación, la guerra, el terrorismo, nos lo cuentan los periodistas. La ciencia nos la hacen llegar los periodistas. La televisión la hacen los periodistas. Las novelas las escriben los periodistas. A los presidentes los eligen los periodistas. El mundo lo inventan los periodistas.

La hemos cagao.

9 comentarios:

LuisSP dijo...

Hay un error en tu blog... Los becarios no estarían cambiando el filtro de la cafetera, los becarios habrán hecho el programa enterito, es la tónica, y con los sueldos de becario que pagan a los profesionales de la SER, más aún.

Supongo que te sabrás el chiste del Jefe de una gran empresa que pregunta a sus empleados si tirarse a su mujer en el despacho es trabajo o placer, y va descendiendo en la pirámide pues nadie sabe responder (vicepresindentes, consejeros, oficinistas...), para terminar preguntando al becario, que muy seguro dice: ¡¡PLACER!! Y todos responden ¿cómo estas tan seguro? Fácil, dice el becario, porque si fuera trabajo, también lo tendría que hacer yo.
Es lo que hay

Anónimo dijo...

"Un periodista es el que te puede hablar un minuto sobre cualquier cosa y dos minutos sobre ninguna". Yo, que lo soy, me identifico totalmente con esta máxima y además estoy orgullo de ello, porque evidentemente nadie puede dominar todos los temas, pero la labor del periodista es más una cuestión de procedimiento.

Es decir, hay una determinada técnica para escribir en prensa, otra para radio, otra para internet, otra para televisión. Los procedimientos son distintos en un reportaje o en una entrevista, en una noticia política o en una crónica deportiva. Y hay una serie de conceptos comunes básicos: la importancia de las fuentes, la rigurosidad y la necesidad de explicar las cosas de forma que el receptor las entienda. Es decir, todo lo que en este ejemplo que pones de la Ser se han pasado por el forro.

Y aprovecho para aclarar un concepto que la gente no distingue: un periodista es el que hace información de actualidad. Y punto. Lo demás, llámalo como quieras: comunicador, presentador, guionista, humorista... Pero no periodista, por favor. Un tipo no es periodista porque salga en la tele ni porque haya hecho la carrera, sino porque hace información de actualidad. Y eso excluye a mucha gente que dice serlo porque la palabra dignifica en parte la mierda a la que se dedican. En un medio de comunicación trabaja mucha gente, igual que no todo el personal de un hospital es médico.

Antes de entrar en materia, te puntualizo un par de cosas: por desgracia, para hablar de rigurosidad no se puede citar a la Wikipedia, donde participa cualquiera, y qué te voy a decir de todo lo que se puede encontrar en Google. Y me sumo, con conocimiento de causa, a lo que dice luissp: en la Ser los becarios no llevan cafés, los cafés los llevan los jefes, los becarios curran. Y bien.

Y entrando en materia... Hay un problema inherente al periodismo: la falta de tiempo (actualidad) está reñida con la rigurosidad y la selección de las fuentes. Mucho más en la radio. Y hay un problema laboral mucho más grave: hay pocos medios de comunicación y licenciados a patadas, así que hay empresas como la Ser que contratan a gente por 300 euros al mes para trabajar 10-12 horas (caso real que conozco, en su contrato ponía "colaborador" y se suponía que hacía 2 horas al día). Y gente que lo acepta, porque "la Ser es la mejor radio de España" y hay que hacerse hueco como sea. Así que en la Ser no están los mejores, sino los más dispuestos a arrastrarse, los más pelotas, los que hacen más horas (no los que las hacen mejor). Supongo que pasa en otros medios y en otros trabajos.

Así que imagino a ese becario (o no becario) haciendo el trabajo que no le corresponde y rellenando las hojas de Francino, traicionado porque el inglés no se lea como se escribe, sin caer en la cuenta de que Francino no tiene ni puta idea (ni falta que le hace) de quién es ese Maher y de que, por supuesto, no se ha escuchado la pieza porque eso sería perder un tiempo precioso en una parte del programa que ya está hecha y que no tiene que hacer él.

Y a pesar de todo hay que darte la razón: estas cagadas no tienen perdón y denotan una falta absoluta de profesionalidad y sobre todo una falta de respeto al oyente.

Lo que pasa es que la Ser no es la mejor radio de España. Ni la Ser ni ninguna. La Ser está hecha por personas y las personas, la cagan. Aunque parezca una frase hecha de House es una verdad como un templo. Los médicos la cagan, pero se supone que los enfermos se tienen que morir. Los policías la cagan, pero se supone que los cacos tienen que escapar alguna vez. Hasta el frutero de la esquina, el hijoputa, te mete unas cuantas manzanas podridas en la bolsa y a correr, ni profesionalidad ni respeto ni nada. Y a mí los que de verdad me joden son los de Telefónica, porque estoy seguro que esos la cagan y se equivocan en mis facturas a propósito. Sin embargo, los políticos y los periodistas dirigen su actividad a un público masivo y por eso se les ve el plumero.

Aún así me parece descorazonador ese poder que le atribuyes a los periodistas (en pleno siglo XXI, con millones de ideas circulando, con internet, con blogs...) que si eligen presidentes, etc. Supongo que a ZP lo habrá elegido Francino. Cuando le toque elegir a Federico Jiménez Losantos sí que la habremos cagao de verdad. Yo, que soy más anarquista, en lugar de elegir presidentes me dedico a hacerle llegar la ciencia a la gente, algo que me parece mucho más reconfortante que contar la crispación y sólo un poco más reconfortante que contar quién es Maher. Y fijo que también la cago de vez en cuando. Procuro que no. Pero al final, te propongo una reflexión: ¿lo importante es si el Maher tiene cuarenta y tantos o 51 años?, ¿o lo importante es que el 99% de los oyentes que en su vida se han parado a pensar que en América pudiera haber cómicos se van a quedar con la idea? ¿O que incluso a un 2% de esos oyentes les entrará la curiosidad y teclearán en el Google "Maher" o "Majer" o "Mager" (suerte que el Google te corrige) y ampliarán un poco sus mentes?

Y yo, que afirmo rotundo que las personas la cagan, también te digo que hay una gran mayoría de periodistas, médicos, policías, fruteros e incluso políticos que son honestos y profesionales.

Ya está bien de visiones apocalípticas del mundo a partir de pequeñas chorradas (típico de también una gran mayoría de nosotros, los blogueros).

¿Quiero decir con esto que qué más da y que todo es maravilloso? Pues no, todo este mundillo y casi todos los mundillos están llenos de mierda, pero yo lo único que puedo hacer es intentar no cagarla yo demasiado y ser riguroso en mi trabajo. En el mío. Es lo único que puedo cambiar.

Anónimo dijo...

Te escribe uno de esos becarios que según tu post, se dedican a llevar el café a Francino. Como bien ha dicho luissp, el café se lo lleva su secretaria, que pa eso la tiene.

Nosotros le hacemos el informativo. Así que pido perdón en mi nombre y en el de otros ciento y pico (siento no ser todo lo exacto que debería, pero ahora no tengo tiempo de entrar en google) por no haberme documentado bien sobre Maher, pero además de eso, he tenido que preparar junto a otros 3 becarios y dos redactores el Hoy por Hoy, por el módico precio de 300 euros al mes y una patada en el culo en un mes.

Si mi trabajo lo hicieran otros y por ello me pagasen 110 millones de pesetas al mes, me importaría un culo como se pronuncia Maher y si alguien se ofende porque lo he pronunciado mal y no he captado bien el sentido del chiste.

A Francino, como Jimenez Losantos y como Luis del Olmo, por poner 2 ejemplos sólo le importa el EGM. Lo demás le resbala. Siento que tu mundo se haya tambaleado por una información poco rigurosa, que lo es y no tiene excusa. Como ella hay mil.

Pero mientras los medios estén así y vivan a base de personas que cobran 300 euros al mes y, date con un canto en los dientes porque es lo que hay, a muchos ni les importará ni se preocuparán de la noticia que están escribiendo, porque simplemente están hartos antes de empezar. Los medios están así, xq si de algo viven los medios, es de los becarios.

v a n i a dijo...

Vaya, lo de la cafetera ha escocido. Precisamente era una ironía, parece que poco fina, para dar a entender que los becarios no hacen lo que deberían hacer, que es aprender a currar en condiciones dignas y sin explotación. Espero que no se me haya entendido mal. Pero las malas condiciones no pueden ser una excusa. Mira, otra ironía gruesa: si Maruja Torres la pifia en una información desde Beirut os aseguro que no le va a echar la culpa a las bombas.

Es una putada que Polanco tenga esclavos, y me encantaría que esto lo leyera todo cristo para que se supiera. Pero os digo una cosa: cuando en este blog se me ocurre citar un dato, lo compruebo unas cuantas veces y me aseguro de que la traducción sea correcta. Eso como mínimo. Tardo media puta hora y no me pagan un duro. La anécdota de Maher, como bien decís, es una chorrada, la excusa para hablar de un problema de fondo.

Va a ser que cobrar 110 millones le enseña a uno la misma lección que cobrar 300 euros: que la calidad de tu trabajo importa un huevo.

Hanasu dijo...

Entonces, ¿cuál es el problema o la excusa? ¿Que como vivimos en España y aquí las cosas se hacen con el culo, no hay nada que hacer? ¿Que los 800.000 becarios que están cobrando tres duros por un trabajo esclavo no pueden aspirar a nada mejor? ¿Eso es lo que nos enseñan en España? Me niego a pensar que no se puede ir a contracorriente, que no se puede enseñar a los que están arriba que las cosas o se hacen bien o no se hacen. La gente está muy mal acostumbrada, pero algo habrá que podamos hacer.
Y si el becario no aprende durante su estancia como esclavo a optimizar su tiempo, es que no ha entendido nada.

thehardmenpath dijo...

Periodistas, por favor, vosotros que sois profesionales de la documentación, que alguno me diga una fuente fiable fuera de internet de donde sacar la edad de Bill Maher.

joanarcaic dijo...

el error es creo que España es un país normal o con ganas de progressar, cuando solo somos una "republica" bananera........en sério Vania si puedes (que por dominio idiomatico parece) y tienes alguna mínima oportunidad vete a los USA.......lo digo por tu salud "mental" y economica........

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Blogger dijo...

QUANTUM BINARY SIGNALS

Professional trading signals sent to your cell phone every day.

Start following our trades right now and profit up to 270% a day.